Juan Pablo Villalobos, la literatura, su legitimidad

 

 Yotuve

 

 

 

     

 

 

Fuente: Excélsior / Septiembre 2018

 

Quizá porque vive de ellas, el escritor Juan Pablo Villalobos sabe que las palabras que inventamos los seres humanos muchas veces no son suficientes para narrar el dolor. Ya lo escribió el poeta chileno Enrique  Lihn: "Nada tiene que ver el dolor con el dolor. Nada tiene que ver la desesperación con la desesperación. (…) No hay nombres en la zona muda".

 

'Yo tuve un sueño' (Anagrama, 2018)  es el último libro del escritor mexicano afincado en Barcelona. En él traza un viaje por esa "zona muda" del horror que han vivido 10 chicos y chicas migrantes centroamericanos de entre 10 y 17 años que huyen de la violencia, el abandono y los abusos en El Salvador, Honduras y Guatemala para llegar a Estados Unidos a través de México. Se trata de un giro radical (pero temporal) en la carrera del novelista de Jalisco que crea un "libro de cuentos de no ficción" en el que se enfrenta con solvencia al reto de construir periodismo con los ladrillos de la literatura. 

 

  • Dice el poeta chileno Enrique  Lihn que "no hay palabras en la zona muda…"

Siempre tuve el temor y la inseguridad de no estar a la altura de los testimonios. Aún tengo esa sensación de que con las transcripciones podría haber hecho un libro de 400 páginas (tiene 145), pero consideré que debía hacer un trabajo de concentración y elipsis, de montaje; atrapar desde la literatura lo más esencial de unas historias terribles sabiendo que siempre se pierde algo, que algo va a quedar muy corto, y que será muy difícil que las palabras reflejen tanto dolor y sufrimiento. Es el límite que tenemos los narradores. 

 

  • ¿Debió ser un gran reto?

Cuando lo estaba haciendo tuve una crisis: ¿Qué legitimidad tengo para hacerlo? Me decía: no soy activista, no vivo ahí, no tengo un conocimiento experto de aquella realidad. ¿Cuál era mi legitimidad? Ninguna. La única legitimidad posible era literaria: tenía que hacer un buen libro. Escucharlos, encontrar el tono, la sintaxis, el vocabulario; la lógica narrativa de sus historias. Y huir de la truculencia, del efectismo melodramático irrespetuoso con la dignidad de unas personas a las que, muchas veces, o no escuchamos o leemos siempre como víctimas (que también lo son), pero esa visión habitual del "pobrecitos" me parecía irrespetuosa, por eso tomo la decisión de borrarme del libro. 

 

Conoce más sobre 'Yo tuve un sueño'. Sigue leyendo esta entrevista con su autor, Juan Pablo Villalobos, aquí:  https://www.excelsior.com.mx/expresiones/juan-pablo-villalobos-la-literatura-su-legitimidad/1268452